La literatura cristiana de ficción

En el post anterior concluí una serie de tres entregas en las que fundamenté la relevancia de la literatura para el hombre y la mujer de fe. Quiero ahora adentrarme en la literatura cristiana de ficción. Así que en los siguientes artículos nos sumergiremos en el peculiar mundo de autores como Bunyan, Francine Rivers, Janette Oke, C. S. Lewis, Paul Young, Lewis Wallace, Charlotte Brontë… Lo haremos alternando con obras que no pertenecen a la ficción cristiana y que nos llegan de la deleitable pluma de Guy de Maupassant, Somerset, Borges, José Martí y muchos más. Para empezar este viaje resumiré algunas características de la ficción cristiana.

Ficción inspiracional

Cualquier libro bien escrito puede inspirar, pero los libros que se incluyen dentro de la categoría «ficción inspiracional» destacan por presentar a los personajes venciendo la adversidad y alcanzando nuevos niveles de comprensión en asuntos claves para el progreso de sus vidas. Sea que tales protagonistas logren mejorar por su propio esfuerzo o ayudados por un poder superior, estos libros tienen como fin expreso edificar con un material ameno que muestra cómo el cambio positivo que los personajes principales lograron en sus vidas está también al alcance del lector.

Esta categoría abarca tanto obras religiosas como no religiosas, pero no debe confundirse con la ficción religiosa. Al respecto algunos señalan que:

La ficción inspiracional es una categoría más amplia que la ficción religiosa y no se reduce a los aspectos religiosos de la fe, independientemente de que se enfaticen valores morales y lecciones para la vida.

Sin embargo, en Estados Unidos y Canadá, «ficción inspiracional» se usa a menudo para referirse a la ficción religiosa y, aún con mayor frecuencia, a la ficción cristiana.

Ficción cristiana

Este género, que algunos para ganar en rigor designan como ficción inspiracional cristiana, se enfoca en los valores cristianos y provee un contenido acorde a los mismos, por ejemplo, en la forma de abordar temáticas como la actividad sexual. Una definición más precisa lo concibe como la literatura que:

Se congratula con la presencia de Dios en nuestras vidas de tal forma que la relación de los personajes con Dios es el núcleo primordial. Dios, por tanto, juega un papel significativo en la trama y en el desenlace. Así se describe el peregrinaje del alma de personas ordinarias que han sido desafiadas a vivir sus vidas acordes a los principios cristianos.

Por otra parte, muchas obras clasificadas como ficción cristiana también pertenecen a otros géneros convencionales de ficción. Por ejemplo, las novelas cristianas de Francine Rivers Amor redentor y La obra maestra han sido catalogadas, además, como novelas románticas, mientras que los tres libros (#1 aquí, #2 aquí y #3 aquí) de la serie La marca del león pertenecen a la novela histórica.

Ejemplos

Otros ejemplos representativos del género y muy difundidos en todo el orbe incluyen:

El progreso del peregrino, novela alegórica de John Bunyan publicada en 1678.
Ben-Hur: una historia de Cristo, novela histórica de Lewis Wallace, entregada por primera vez en1880.
El amor llega suavemente, serie de ocho obras (#1, #2, #3, #4, #5, #6, #7 y #8) de romance histórico de Janette Oke, publicadas entre 1979 y 1989.
La cabaña, novela teológica de William Paul Young que vio la luz en el 2007.

Sobre la ficción cristiana, sus autores y obras seguiremos hablando en otros artículos, pero me interesa cerrar esta breve descripción abordando la importante arista de la ficción teológica.

Ficción teológica

Si bien los escritores de ficción cristiana, en general, se caracterizan por reconocer la autoridad de las Escrituras, la muerte expiatoria y resurrección de Cristo y abordan el dilema de la fe en Jesús —con lo cual se puede decir que reflejan una teología cristiana mayormente conservadora— y aun si, además, reconocemos que los personajes, seres humanos a fin de cuentas, crean o no en Dios «viven y obran teológicamente, en sentido afirmativo o negativo» (Sacramento 1948); la ficción teológica se distingue de otras expresiones de la ficción cristiana por su marcado intento de modelar (desde la proposición) las actitudes del lector hacia aspectos teológicos claves como la salvación, predestinación, trinidad, la iglesia, las normas morales, etcétera.

En este sentido, se puede hablar de la ficción teológica como una novelización de la teología o una forma de enseñanza teológica «abierta a la muchedumbre, no en el austero recinto de las escuelas, sino en la plaza pública» (Ibíd.). Es la teología que trasciende la mera teoría para ser recreada de forma práctica en los personajes y sus historias de vida, la teología que debe ser reflexionada a profundidad por cada hombre y mujer que haya entendido la necesidad de fundamentar para sí y para otros sus elecciones y modus vivendi.

Próximos posts

Entre las obras de ficción cristiana que próximamente analizaré se encuentran:

Suscríbase y no pierda ningún post u oferta

Referencias bibliográficas

Christian novel. (s.f.). En Wikipedia. Recuperado el 15 de diciembre de 2020 de https://en.m.wikipedia.org/wiki/Christian_novel
Inspirational fiction. (s.f.). En Wikipedia. Recuperado el 15 de diciembre de 2020 de https://en.m.wikipedia.org/wiki/Inspirational_fiction
Sacramento, P. d. S., 1948. Teología y novela. Revista de Espiritualidad. 7 (28), 267-280.
Theological fiction. (s.f.). En Wikipedia. Recuperado el 15 de diciembre de 2020 de https://en.m.wikipedia.org/wiki/Theological_fiction

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *